Talismán (Número 26)

Después de recrearme

contigo, en tus vivencias.

Después de darte

vueltas y vueltas

como a un abuelo

en sus últimas noches

de vida,

de consuelo…

Después de todo eso,

mi enfrentamiento

al dolor de una pérdida

imprevista, salvaje

y devoradora

cual carcoma

corrosiva.

Y después…

el fracaso de mi vida,

con el desgarro,

tan ecuánime,

de mi mente.

Y, mi cuerpo,

a la deriva,

improvisto de batuta,

de dirección.

Y sólo deseo

una bendición

en mi espíritu,

en mi entraña

que repare tu daño.

Y sólo deseo

el regreso

a mi estado

ingrávido de pesares,

al estado talismán

de mi vida,

a esas tardes

tan fervorosas,

a mi alegría,

a mi canto

sobre tu crueldad

hacia mí,

a mi vida digna,

a pesar

de lo que tú… me digas.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s