Anam cara, anam cara (Número 25)

Un veintidós de mayo,

aquí,

entre los girasoles

de Lora,  tú  y yo,

creamos un bello cuadro

de Van Gogh,

con la viveza

de la naturaleza,

con la imaginería

de nuestros seres.

Y nos reencontramos

mi amor.

Y tenemos un secreto,

la ternura de nuestros besos,

nuestro prodigioso candor

y nuestro espíritu de poeta.

Y,  yo,  te confieso

que te amo

y que, tú,  para mí,

anam cara,  anam cara,

de mi vera no te vayas.

Y, tú, con un soplo

nutres mi alma,

me ayudas en todo momento.

Y con tu vestido blanco,

anam cara,  anam cara,

pegas en la puerta

de mi alma.

Y llegas a mis adentros

con tus círculos concéntricos

que no me dejan sola.

Y me haces falta,

anam cara,  anam cara.

Tú,  mi esencia,

rujidos en mi pecho,

anam cara,  anam cara.

 

Publicado en Amor.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s