Amigo mío (Número 4)

Mi amigo imaginario,
amparo de mi niñez,
a tu lado ayer, hoy,
esperanza de mi mente,
tu carisma, sonriente,
rebosa mi mundo de sueños,
con tus juegos, con tus abrazos,
con tus creaciones…
felices por aquel bello prado.
Y hoy necesito tu ayuda
como en aquellos años,
en nuestra historia
de hermanos,
necesito tu ayuda,
no puedo más,
certificaré tu milagro,
fuera mi asfixia,
fuera mi desaliento,
fuera mi desgarro,
finaliza tu letargo:
para ellos, tú,  no eres real…
sólo  fruto de mi estado,
yo no me lo creo,
mi amigo imaginario,
con tu preencia
me salvarías,  exacto.
Y a mi laberinto,
los cuerdos,
le dan un nombre,
un nombre largo,
sofisticado.
Y,  ahora,  mi vida
sin faro,
con mi amiga la tristeza.
Y desespera mi alma
en una burbuja negra,
desbocada con espanto,
abandonada,
fuera de órbita,
perdida en un norte
falacio,
y estremecida mi mente
por este mundo inhumano,
con elefantes
y con osos pardos…
que cubren todo el asfalto.
Y mi ciudad de gris
en tu búsqueda,
mi propio engaño,
mi amigo imaginario,
mi amigo destacado,
mi amigo soñador,
mi amigo imaginario.
Y con mis elefantes
blancos
y con mis osos
pardos,
en una ciudad fantasma,
tan rara,  demasiado. ..
y en mi estado mental
me demacro,
con un diagnóstico amargo.
Y,  tú,  luz de mi niñez,
ven otra vez,
mi amigo imaginario,
mi realidad,
claro,  claro.

2 Replies to “Amigo mío (Número 4)”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s