Amor, Sin categoría

Dormida (Número 1.159)


Triste de mí,

viendo, el paso de la vida,

sin lagunas,

de un tormento escabroso,

con el alimento,

de feroces constelaciones,

por las praderas de locos

espeluznantes,

que me corroboran,

las alternancias,

de mis momentos tristes

por estos terrenos calientes,

caldos,

en una vida de fueros gigantes,

de muchachas dormidas,

por fuertes terremotos,

de calma de duendes,

en los montes oscuros,

de un cuerpo caliente,

candente,

de una mortuoria.

Elementos desaparecidos,

en un suspiro,

el tiempo se va poco a poco,

vuelve,

nosotros nos vamos yendo,

el tiempo es otro.

No se ha esfumado,

con lamentaciones,

de un yo interno,

sin escapatoria,

para lo que venga.

Yo, estoy aquí,

por ello,

no me duermo,

¡es mi tiempo!

🥰🥰🥰🥰

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.