Amor, Sin categoría

Ebarista (Número 1.157)


La luna, puede esperar,

concomitante, el elefante,

con sus orejas gigantes,

con la sombra, de la penumbra,

en sus espaldas.

Perdura,

por la pradera oscurecida,

a lomos, de tu cintura,

con el corazón, a oscuras

y, con la prudencia,

de tu sepultura,

caminando,

de las manos de la vida,

hacia las montañas perdidas,

con las luces encendidas

y, con el tiempo,

en la estratosfera,

de una laguna muerta,

sintiendo,

el correoso milagro,

de las estrellas,

en la caminata triste y oscura,

divisando,

las plateadas

y, multicolores piedras,

de un tiempo que perdura;

dorados, azules, verdes,

plateados y, el rojo saciante,

de una Navidad,

en este lugar bendito,

con las flores de tu corazón

y, con el rico café,

de un ebarista fiel,

con las manos en la masa

y, con el corazón,

regando mi taza…

🥰🥰🥰

En La Portuguesa,

en Lora del Río

2 comentarios en “Ebarista (Número 1.157)”

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.