Amor

Laureles (Número 1.080)


Siento, con esmero,

el movimiento de un terreno,

cubierto,

de fantásticas especies animales,

todas, por mi cuerpo,

recubriéndome,

cada paso que doy,

sigilosamente,

dentro, de un corazón de oro,

soleado,

con los laureles,

de mi corona de santa imperialista,

para que no decaiga,

en las trinidades eufemistas

de las congruentes vampiresas,

atadas, por una pata,

corriendo,

en la ladera vertiginosa,

de tu sangre diamantina

y, comiendo,

en tu misma mano

hasta saciarme.

Veleidades postergadas

de mis días, de mis cantos,

de mis locuras, de mis llantos,

caminando, en multitud,

para verte, por los rincones,

de pendientes y poderosas fuentes,

repletas de laureles…

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.