Lagunas (Número 1.071)


Bajo la sombra del pino,

el cuco, arrodillado,

canta,

con las espinas del rosal

que sangre, en las calles derrama,

bajo la verborrea,

de una anciana senil,

perdida, en su barriada,

preguntando, por una calle,

calle en la que está su casa.

Ella, en sus confusiones,

¡penas de calabazas!

¡arrastradas sus piernas!

¡entre el puente! ¡entre las ramas!

Al río, no lo conoce,

las azucenas, extrañas,

en la inmensidad,

de una tierra desconocida,

en la memoria de su cabeza,

¡nada va quedando!

¡no se conoce ni ella!

¡su mente, fallando!

sus gorriones,

¡todos se han ido volando!

en su soledad,

sus hijos, ¡unos extraños!

tanto…tanto…

¿dónde se habrá quedado…?

😘😘😘😘

Publicado por

Mercedes

Escribo para columpiar mi alma; ella se lo merece. Y por existir me planteo el morir. Algo se mueve.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.