Manuel, el alemán (Número 1.037)


Todo, en su fin,
te paseas, en esa madera,
tu alma, pura, la refresca,
tu andadura, en la tierra,
rebosante de firmeza.
Fuera, trabajaste,
tantos años…
El sueño alemán,
te hizo mella.
Tus fuertes huesos,
allí, se quemaron.
Tu trabajo, a demanda,
en aquella Alemania,
buscando, amigos hermanos,
eso, tú, me contabas…
españoles, que llegasteis,
con el deseo,
de un beneficio,
en vuestras manos.
Hierro, espada,
sevillanas, flamenco,
en las tertulias,
de esas frías tierras,
sombras,
de una Andalucía mora,
señora, por los que lloramos,
fuera de ella.
Nos espera con ternura,
con sus brazos abiertos.
Hoy, tu pueblo,
llora tu pérdida.
Llanto de la lluvia,
esa druida,
con amores de libertad.
El cielo te espera,
abre sus huecos.
Tú, llegarás,
consuelo de una vida buena,
con la verborrea de tu alemán
y tu castellano casi olvidado.
Puertas abiertas
para los emigrantes,
caminos duros hemos pisado,
nos ha labrado, la añoranza,
del pueblo,
del que nos hemos marchado,
extranjeros, ayer, hoy, mañana…

Para ti, Manuel, con mucho cariño.
Hasta luego.

😘😘😘😘😘

Publicado por

Mercedes

Escribo para columpiar mi alma; ella se lo merece. Y por existir me planteo el morir. Algo se mueve.

3 comentarios en «Manuel, el alemán (Número 1.037)»

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.