Amor, Sin categoría

Contando ovejitas (Número 982)


Los insomnes,

nos repartimos,

el lote de las ovejas.

Muchas blancas

y, alguna negra,

que se nos cuela,

en las horas,

de las noches eternas.

Los ojos,

encandilados,

la mirada,

a trescientos sesenta grados

y, el cuerpo,

agotado.

Algunas ovejas,

saltarinas,

otras,

paralizadas,

muchas, descarriadas.

La mente, a ratos,

superconcentrada,

otros ratos, perdida,

en la noche larga,

a la espera de agotarse.

Los insomnes,

seguimos contando,

ovejas y ovejas

y, algunas veces,

hasta caballos…

6 comentarios en “Contando ovejitas (Número 982)”

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.