El poema que contiene amor (Número 975)


A veces, te lo digo,

el olor de tu alma,

conecta conmigo.

Tu casa, con las mejores ninfas,

para mi poesía.

Mis musas, esperan dormidas,

y, al oler tu perfume armonioso,

todo se torna majestuoso.

con los especímenes,

blancos y dorados,

de puentes de lunas.

Y, por las honorables campiñas,

pisan fuerte,

en los palaciegos lugares,

por donde caminan,

las lindas doncellas,

a lomos de unicornios sagrados,

en esos cielos dorados de mi alma

que ha sincronizado con la tuya

desde la creación de nuestras comunas,

en el escondite,

de las semillas más especiales,

por estos lugares

de candentes pasiones,

junto a blindadas almas,

la tuya y la mía,

maravilla de la vida.

cancerpoemas.art.blog

diccionarioderimas.video.blog

poemasdemercedes.com




A %d blogueros les gusta esto: