Amor, Sin categoría

Ermitaños (Número 947)


Final de las turbulencias

de mi cuerpo.

Te despejo,

los anzuelos,

de un nuevo misterio,

contra la corriente,

nefasta,

de tus árboles con duelo.

Sustrato carbonizado,

entre los últimos palaciegos

que han dado, sus enseres,

a los ermitaños del tiempo.

Animosos,

con tus brillantes posturas,

las estrecheces perdidas.

Me deslizo,

entre los últimos árboles

que te dieron sombra,

por esos músculos esqueléticos,

de tu nombrada victoria,

carmín puro de tu abolengo.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.