Amor Sin categoría

Yurta (Número 932)


Al cerrar mis ojos,

el grafiti que pintaste

en mi alma,

se asoma, a recordarme,

la sensación, más maravillosa,

de mi mundo.

Los bellos paisajes,

su linda quietud,

delante,

lo verde natural,

lo celeste del lindo cielo,

el turquesa del bello mar.

Esta relajación,

me deja pensar,

entre los cinceles,

cautiverio de osos polares,

a destierro,

en la sabana despampanante

de Tanzania y Mongolia,

con los poderosos castores,

secuaces,

de las turbinas de agua

en los hilos celestiales

y, dentro, de los golfos reales,

entre cascadas imantadas,

con una limpia carga.

Monstruos polares,

fuera del ocio.

Mala interpretación

de los palacios de Versalles,

condenados, al lujo,

como las especies

de anacondas versátiles,

lustrosas,

por el adinerado caudal

de los más deseados ricos.

En el pergamino de los espinos,

con las similitudes,

de tremendos ineptos,

decrepitando los sucesos,

menospreciando,

con un portento lento,

la quietud de la tarde,

haciéndola,

bastarda y adinerada.

Me voy, de nuevo,

a la yurta, contigo,

con la quietud

de tu alma,

amor mío.

0 comments on “Yurta (Número 932)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .

A %d blogueros les gusta esto: