Una carta, una cita,

un día, otro día,

¡sin esa carta fantasma!

¡no está en mis manos!

¡no me ha llegado!

¡no me arriesgo a perder

mis papeles!

Frente a mí,

¡una decisión!

¡llegar!

¡sea como sea!

¡Me obliga la necesidad!

¡Me presentaré,

sin esa dichosa carta!

¡Necesito una explicación!

¡Alguien aclarará mis dudas!

sin duda.

¡Por supuesto! ¡Claro que sí!

Y, ellos, me dicen:

¡vete a tu casa! ¡tranquila!

¡tendrás, en unos días,

la respuesta!

Yo no les hago caso.

¡Necesito respuestas!

¡Sí! ¡Respuestas!

¡Con la salud no se juega!

A %d blogueros les gusta esto: