Seguimos en confinamiento (Número 747)


Aire fresco en mi cara,

gorriones con su canto,

mis ojos, casi cerrados.

Las charlas de algunas mujeres

en el bar de al lado,

de fondo.

Las sombras de los árboles

se mueven lentamente,

un niño que llora,

unas ramas en el suelo,

unas hojas pisadas.

Una nube que me ciega,

un pájaro con su «cu-cu»

un avión que pasa,

su ruido, desaparece pronto.

Un parque infantil cerrado,

precintos a su alrededor,

columpios que mueve el viento.

Los niños, no juegan dentro.

aún estamos en confinamiento,

¡en fase dos!

En el parque del centro de salud

solo el bar tiene vida,

el espíritu del lugar,

sus tapas de caracoles,

¡qué ricos!

Y, los pájaros, siguen cantando

una mujer, con la cabeza ida,

sale del centro,

los misterios, van surgiendo…

¡seguimos en confinamiento!

En Lora del Río…

Fotografía pexels

Publicado por

Mercedes

Escribo para columpiar mi alma; ella se lo merece. Y por existir me planteo el morir. Algo se mueve.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.