Bendiciones (Número 742)


Y ¿por qué, tu gruta,
se ha vuelto, infranqueable,

a todas las llamadas de mi parte?
Y, el enorme dolor,
agranda la caverna de mi corazón,
hasta se me abre,
con la fuerza, de una galaxia entera,
para acercarme a tu vera.

Y, este bing bang de mi corazón,

me sorprende con extremada fuerza,
la guardo, por tu amor,
durante mi vida entera…
Y ¡qué tremendo dolor
me llevaré cuando muera!
Y, en mi nuevo amanecer,
te llamaré, ¡repleta de vítores!
Seré… ¡carcelera de tu amor!
Y, con mi alma en la mano,
te daré mi verdad,
un «te quiero libre» se abrirá, para ti, desde la gruta de mi corazón,
para darte mi bendición.

Publicado por

Mercedes

Escribo para columpiar mi alma; ella se lo merece. Y por existir me planteo el morir. Algo se mueve.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.