Mantras (Número 740)


Me santiguo,

ante tu honorable visión

del mundo,

tras noches de insomnio,

poderoso,

abierto en el lúgubre infierno

de la noche oscura

de las almas,

así, aplanadas,

en el orden de la razón de la tierra.

Tu nombre en la luminosidad

de las estrellas,

imponente,

en ese cielo de rocas fuertes

que devoran, a sandeces,

a cualquier inmortal del cosmos,

desde el antiguo Egipto

hasta el hombre del siglo veintiuno.

Aquí, en Occidente,

trastocado mundo,

inmundicia de la deshumanización,

hombre sin remedio.

Me retuerzo de dolor,

tristeza en mi corazón,

en esta noche oscura del alma,

en la que no duermo.

Imponente ante la impotencia salvaje

duro momento que abre mis carnes,

entre las telarañas,

de un desencanto diurno

y, de un esperpento canto nocturno,

atravesada por dos palos de estaño.

Vencido mi cuerpo,

me han dejando muerta,

en esta noche de febrero,

entre las sombras perpetradas,

de los oscuros dibujos.

Mantras, de este insomnio,

que me acompaña.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .