Amor Sensuales Supra-sexo

Almendro (Número 728)


Notaria del tiempo,
yo, detengo
mis instantes preciados,
el beso que me diste,
debajo del almendro,
el abrazo que nos dimos,
con aquellas almendras
en tus manos,
nuestros corazones juntos,
con ese fruto preciado,
con ese oro puro
de nuestro amor.
Por aquel camino,
solos tú y yo.
Ese momento,
vive dentro de mi alma,
mis manos,
aún sostienen, esas almendras
que me distes,
después de besarme,
después de abrazarme.
El tiempo,
no degradó ese momento,
mi alma,
quedó enquilosada
en ese maravilloso abrazo,
bajo el mar de tu calma,
allí, encontré mi paz.
Hoy,
el tiempo ha hecho el resto,
junto a mí no estás,
el almendro está seco
y, en su lugar,
ha brotado un sauce llorón,
poder de nuestros corazones,
el tiempo ha dado paso
a la tiara del amor.

A %d blogueros les gusta esto: