Amor Sin categoría

Jacarandas (Número 567)

Tu rosada luz,

allá,

en Aguascalientes,

al darme un beso,

en la boca,

contraproducente,

delante de cien mil entes,

todo,

por tu platónico amor.

Sentir de corazones

ardientes,

en Aguascalientes,

allá,

en la plaza de la patria,

en ese otoño sagrado.

Mientras yo te miraba,

te abalanzaste,

sin decirme nada,

bajo la bella arboleda

de la jacaranda.

Yo no te miraba a ti,

mi alma,

hacia el cielo,

pensaba…

en ciudad de México,

en su agradable fragancia.

Y, drogada, por ese aroma,

te sentí en mi piel.

Me trasladé a Japón,

justo cuando,

tu lengua,

en mi boca entró.

Todo mi éxtasis,

no sé, si me lo produces tú,

tal vez,

estas jacarandas,

con su alto consumo

de dióxido de carbono,

capaces de hacer,

que yo respire.

¡Mejor! ¡fuera asma!

¡Vivan las jacarandas!

¡Viva el amor,

platónico o no!

Ah, en Australia,

también las hay,

eso…no lo sabía yo.

0 comments on “Jacarandas (Número 567)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: