Un calmante

De nuevo,

a las dos horas,

mi doctora,

ya es mi médica,

claro que sí.

Su sonrisa ilumina mi cama,

en esta noche tétrica,

fantasmal,

por no saber dónde estoy.

Me mira y, algo más conforme,

dice esto:

– está un poco mejor.

Así que, en mi rincón,

en mi cama, una explosión

de esperanza.

Y, es que, no veo a nadie,

sólo a un paciente frente a mí,

que grita con dolor:

– un calmante, más morfina,

por favor.

Safe Creative #1907031347601

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s