El Cáncer en Poemas

Tocayas (Número 344 b)

Bueno, pues otra prueba,

no recuerdo bien dónde.

Me dan pegatinas

y, también, una pulsera.

Y me llaman pronto,

en clasi.

Y sólo recuerdo

el apellido de la doctora.

Y la llaman

pero no es ella.

Se apellida igual,

será otra compañera.

Y me acompaña

a otra consulta.

Por fin, la encuentro;

ahora sí…es ella.

Y, para las heridas,

me manda una prueba.

Se trata,

de un seguimiento nuevo,

a nivel europeo;

boca, nariz,

analítica, perineo.

Y, después,

me acompaña hasta la salida.

Casualidades,

las dos doctoras…

tocayas mías.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s