Amor Sin categoría

Quién soy yo (Número 324)

Miro mis manos, cansadas

de tanta lucha,

ajetreada lucha.

Y no cuento mis penas,

una tras otra, cada día.

Y no miro hacia atrás.

Todo, una pesadilla

que surca mis pesares

hacia un pozo, sin salida,

donde la nube del placer

se esfuma, dentro

de una barraca portuaria,

entrelazada,

entre la vida y la gloria.

Y siempre, para mí,

las lágrimas me afloran.

Y, a veces, me hacen fuerte

hasta mi victoria.

Y, un retruécano variopinto,

perder la vida en un segundo,

perder en un segundo la vida,

turbulencias me manda.

Y, en mi plano físico,

mis manos me suelta,

me suelta mis manos,

hasta caer al vacío,

dando vueltas…

y más vueltas.

Sollozos por el camino,

mareos muy despertinos.

Y, un porrazo, me despierta

en una sala de hospital,

con mis manos atadas,

con mi cara magullada.

Y, sin tan siquiera saber,

quién soy yo…

0 comments on “Quién soy yo (Número 324)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: