Un solo segundo (Número 254)


Horas interminables,

con la espera,

de una llamada

que no quiero que llegue.

Una mala noticia,

quizás, cambie mi vida,

en un solo segundo.

Y deseo,

que la mañana, se consuma,

que la tarde, vuele

y, que la noche, me ilumine.

Y se alarga tanto,

¡inquietante tardanza!

Una espera, que me ciega,

con sufrimiento

y, en este abismo,

fuertes,

¡mis lamentos!

Publicado por

Mercedes

Escribo para columpiar mi alma; ella se lo merece. Y por existir me planteo el morir. Algo se mueve.

2 comentarios en «Un solo segundo (Número 254)»

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.