Corredor (Número 171)

Árbol seco, pajizo

dentro de mi cuerpo.

Se ha ido deshojando

con el tiempo,

simplemente,

tú cambiaste tu vuelo

y, ya, ni un beso

ni un te quiero.

Llegaste muy lejos de mí,

te dieron un premio

al mejor corredor de amores.

Así que, mi árbol seco,

se ha enseñado a llorar.

Y sus lamentos se oyen…

hasta en el mar.

Publicado en Amor.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s