Se me salta

una lágrima

cada vez que leo

tu carta;

esa carta tuya

en la que, tú,

me cuentas,

al detalle,

toda tu vida…

se me salta una lágrima.

Y,  en la distancia,

y, desde dentro

de mi alma,

yo te pido perdón,

amor mío.

Yo sabía que me amabas,

yo sabía de tu sufrimiento

y, jamás, te dije ni una palabra,

y,  jamás, te hice una llamada,

y. jamás, abandoné mi trabajo

para verte.

Y, jamás, te acurruqué,

en mi pecho,

para tu consuelo.

Y , hoy, cuando leo tu carta,

amor,

se me salta una lágrima.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: