Cancioneros (Número 42)


Equivocados amores,

vagan por el universo,

con una canción triste.

Un cruce, a veces,

con su amor verdadero,

los vuelve cancioneros.

Un cable de alta tensión,

repleto de pájaros,

en un atardecer andaluz,

a la entrada de Carmona,

Lucero de Europa.

Allí, cantan a decenas,

a las mil maravillas,

con los corazones acelerados,

culmen de polaridad.

Contrarrestan la tristeza,

de un cementerio mustio,

ante tantas verdades,

por ello,

enmudecen los seres

en ese lugar,

por este amor único,

por este celestial.

Publicado por

Mercedes

Escribo para columpiar mi alma; ella se lo merece. Y por existir me planteo el morir. Algo se mueve.

Un comentario en «Cancioneros (Número 42)»

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.