Peligros (Número 22)

Y,  en mi corazón ,

la furia de tu doma

que me adentra

en montañas

salvajes;

estas montañas

que, tú,  pintaste

la primera vez

que nos miramos.

Y,  así,  poco a poco,

llego a este peligro;

aquí se nubla mi mundo,

tú  ya no estás en él.

Y cubro mis espaldas

y miro firme,

a trescientos sesenta grados,

sé  que me araña este lugar,

tan complicado para mí.

Y con una imagen falaz

en mi mente,

subo y bajo estas laderas,

atravieso estos ríos,

atravieso estas rutas oscuras.

Y ni yo misma sé  por qué.

Y es que tú  vives en mi ser,

amor,  tú bailas

abrazado a mí

y sé que no estaré atenta

a los peligros que me acechan.

Yo siempre pienso en ti,

quiera yo…

yo no lo quiera.

 

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s