Amor

Con tu éter (Número 446)

Oh ¡qué calor!

vine a calentar mi corazón,

en tu espacio de ilusión.

Estoy que tiemblo,

mi pecho salta,

entre los sueños de la noche.

Quedo aturdida,

rendida a tus pies,

cautiva de tu ínfimo amor,

sin miedo, dispuesta

a momentos intrigantes,

a una fiesta diaria,

a espectantes

noches musulmanas,

rodeada,

de una venerable danza,

entre mariposas blancas,

con nubes doradas

y con tu amor ante mí.

Me dices que me amas

y paso la mejor noche

de mi vida,

entre las ramas de tu amor,

sofocante amor,

siembra de nuestras ilusiones,

dólmenes de calcificación,

blanca pureza

entre tú y yo,

cosquillas de esta pasión.

Y, me abrazas,

cual pulpo de madera,

clasificado,

entre las maravillas del mundo,

como en un cuento de hadas.

Recito este poema

para ti, plena de amor,

galera de tu corazón,

cómplice de tu aura,

por amarte desde que nací.

Mi amor, quédate aquí

conmigo,

celestial mimo te daré.

Y, por ti,

resucitaré siempre,

amor mío, mil vidas,

con tu éter.

Safe Creative #1907121427688

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s