Infancia y adolescencia

En el colegio y en el instituto, con las clases de lenguaje, yo, disfrutaba como nunca (esa prosa, esas poesías, esos relatos, esos cuentos, esos teatros, esas redacciones, esos dictados…)

¡Cuánto me gustaban mis profesores y profesoras de lengua! ¡Nunca se me olvidan!

En mi juventud participé en algunas obras de teatro y en recitales de poesía.