Amor Sin categoría

La puerta de atrás (Número 1.004)


En el murmullo de la mañana,

despunta, mi alma, cual rosa clara.

Tiempo de pandemia,

nadie, a la vista,

nada de enjambres.

Terrones, quietos,

poderosas mansiones,

cerradas.

Palaciegos, sin su dosis,

privilegiados, que se esconden,

vacunados,

ante, el miedo,

que iguala a los hombres.

Poderosos, no invencibles,

la mala suerte,

puede perseguirlos.

Miedo, a dejar, su fortuna.

Miedo, a dejar, su lujosa vida.

Ellos, abren sus ojos,

se vacunan,

antes de que les pertenezca,

juegan con una gran ventaja,

su riqueza.

Nadie dispara,

simplemente,

apuntan con ganas

a que se desmorone el virus

de las civilizaciones,

soportando,

el peso de la muerte oscura

y, de la soledad,

en tiempo, de poca cordura.

Algunos habitantes, poderosos,

se apuntan una falta

en el libro de su humildad,

condenados al fracaso capital.

El virus no los matará,

sus almas, muertas,

dejaron de latir,

vendidas están.

Nec vendere animam tuam.

«No vendas tu alma».

😘😘😘😘

cancerpoemas.art.blog

diccionarioderimas.video.blog

poemasdemercedes.com

2 comments on “La puerta de atrás (Número 1.004)

  1. Veo que allí también hubo vacunados de privilegio. Hay cosas que parecen ser iguales en todas partes. Saludos!

    Le gusta a 1 persona

Responder a Mercedes Cancelar la respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: