Una tortuga (Número 484) Míriam Fotos Wabisabi


Un funeral se acerca,

los lloros llegan a mis sienes,

congoja, dolor en mi cabeza.

Persigo, con la mirada,

a los acompañantes;

conocidos para mí,

“visiones no creo que sean”.

¡Uy! si van mis hijos

en la cabecera.

Cierro mis ojos,

siento un golpe seco

en mi pecho.

Y no creo lo que veo,

me acerco, en un brinco,

a una señora mayor;

mi tía “Teresa”,

le pregunto, no contesta,

ni se da cuenta.

Dos lágrimas,

salazón para mi lengua.

Me acerco, de lleno,

a “Luis Manuel”,

mi marido;

lo zamarreo fuerte,

no siente nada.

Ya estoy algo más preocupada,

¿por qué será?

Pregunto en voz alta:

¿quién se ha muerto?

nadie me contesta

Lloro y corro hacia el cementerio;

¿que lápida estará abierta?

Busco desesperadamente,

me topo con los sepultureros,

los ignoro,

no hablo con ellos

Sigo corriendo,

busco un nombre,

entre las flores frescas,

un nombre.

Hasta que no lo veo no me lo creo:

¡mi nombre, mi nombre!

¡mi propio nombre!

¡mi propio entierro!

Miro hacia arriba,

miro hacia abajo…

hacia mi cuerpo

y sólo soy…una tortuga

que se arrastra por el suelo.
https://www.safecreative.org/work/1908071626831-una-tortuga-numero-484

https://instagram.com/brightworld22?igshid=1jptbvj5wfk47

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .