Un maestro ( Número 450)

Isla solitaria,

algunas luces a mi derecha,

ninguna a mi izquierda,

relax total, de pronto,

tras de mí,

un murmullo, voces suaves,

asustadasas al verme

en ese lugar,

patrimonio inmortal

de una raza distinta;

sólo están ahí para curiosear.

Simplemente,

soy una referencia

para ellos,

anegados, por el tormento

de un triste invierno.

Y, con una curiosidad,

desbordante,

al verme tan cerca de ellos,

hacen un sonido,

con ramas, con follajes.

Y me quedo inmóvil;

pongo en el suelo un pie,

después, el otro,

fijos los dos.

Me voy agachando,

pensando,

que nadie vendrá a mí.

Después,

continúo pensando.

Y descubro,

verdaderamente,

quién está detrás de mí,

simplemente,

me acuerdo de ti,

concluyo que tú…

te fuiste ¡qué desgracia!

al final de aquella jornada,

que completó tu ciclo en la vida.

Y vengo buscando

contactar contigo.

Y vengo buscando,

un maestro o una maestra,

que me lleve a ti.

Quizás ya lo he encontrado,

las piernas se me aflojan,

caigo en el suelo

y, cuando despierto,

estoy en tus brazos.

Safe Creative #1907171453460

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s