Día de la madre (Número 365)

Una balada de amor

resuena en mis oídos.

Nace dentro de mi corazón

como un querubín

en el mes de abril,

primavera para las flores,

sol dorado para el alma,

andrinas con oro blanco

que te entrego con mis manos.

Y confío siempre en ti;

el tiempo a tu lado, sagrado,

el color de mi mundo

lo pintas tú, con tu sonrisa,

cada vez que me miras,

cada vez que me dices hija mía.

Y, entre tus brazos,

me llega el cobijo cada día.

Madre mía, el amor te rebosa,

tan dulce como la miel,

tan puro como el agua de Dios.

Siento como tu corazón

vibra por mí, a mil por mil.

Contigo no tengo miedo,

contigo el mundo se para,

contigo vivo en el cielo

y, contigo, van mis sueños.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s