Amor Desamor

Niño bueno (Número 362)


Reiterativo te veo,

siempre en tus creces,

sin ni siquiera,

preguntarme cómo sigo.

Negación por todo lo mío,

ausencia, de tu alma,

en mi vida.

Extraños tú y yo,

esta rareza,

sorpresa de mi vida

no me la esperaba.

Sencillamente, a esto,

un no rotundo,

hubiese dado

cuando me amabas.

Hoy, tu indiferencia,

hace que me suba

por las paredes.

Y ni tu temperamento

de niño bueno,

hace que te intereses por mí,

en estos momentos de dolor;

un dolor físico

que me mata

y que me ata a una cama,

a unos metros cuadrados,

donde vivo desesperada,

sin salir al sol cada mañana.

Y sigo esperando tu llamada,

niño bueno, (puer bonus)

¿en que te has convertido

desde que no me amas?

1 comment on “Niño bueno (Número 362)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .

A %d blogueros les gusta esto: