Señales (Número 341)

Vaya noche,

mi cama desbaratada,

la manta por un lado,

el edredón por otro,

la sábana en el suelo.

He descansado poco,

toda la noche soñando.

Un médico, detrás de mí,

con una funda de preservativo,

en todo su cuerpo;

quería violarme.

Yo corría entre matorrales,

después, me subía a un ascensor

descomunal,

Y, él, allí seguía,

cada vez, más cerca.

Yo, cada vez, corría más.

Y una señora,

bastante rara, por cierto,

con él detrás.

Me decía no seas “saboría”

este hombre te quiere amar.

Yo me ponía como loca

y, cada vez, corría más;

por montes,

con el crepúsculo de la noche,

por ferias,

con el gentío de la gente,

por lagunas, por ríos…

toda la noche en un grito,

con la ruta de un alma

desesperada.

Yo quería reencontrarme

con el amor de mi vida,

vaya noche, ¡qué pesadilla!

Y me despierto,

con la presión de ese sueño;

una señal, seguro,

para el día de mi operación.

Yo seré rehén de un médico,

de uno no, de varios.

No voy a correr,

confío en ellos.

Y dormiré mucho…seguro.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s