Muy tuna la muerte (Número 326)

Y, en la alacena de mi vida,

vivencias de una negra penumbra,

se me pone delante una muerte

estúpida.

Quiere burlarse de mí

y me dice que, frente a ella,

nada tengo que hacer.

La carne se me pone de gallina,

rechinan mis dientes,

ella, la muy tuna,

susurra en mi oído…

feliz cumpleaños

del día de tu muerte.

Y frunzo mis cejas

mas no agacho mi cabeza.

La miro desafiante,

cojo impulso hacia delante,

me monto encima de ella,

y sí, con un puñal,

hecho con mis ganas de vida,

le retuerzo su mano,

le quito su guadaña,

la giro hacia mí

y le digo estas palabras:

te dejo tiesa,

indefensa,

te desafío,

lo nuestro será un duelo,

un duelo sin armas,

un duelo de tú a tú,

de corazón a corazón.

Y, ella, ante el temor al amor,

se da por vencida,

se da la vuelta,

agacha su cabeza.

Y desaparece

sin llevarse su guadaña.

Quizás, otro día,

vuelva a por ella…

lo recordará, seguramente.

6 comentarios en “Muy tuna la muerte (Número 326)

Responder a Mercedes Cancelar respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s