Un sólo segundo (Número 254)

Minutos,

horas interminables,

con la espera

de una llamada

que no quiero que llegue.

Una mala noticia,

quizás, cambie mi vida,

en un sólo segundo.

Y, deseo,

que la mañana se consuma,

que la tarde vuele

y que la noche me ilumine.

Y se alarga tanto,

inquietante tardanza,

espera que me ciega

con sufrimiento

y, en este abismo,

fuertes,

mis lamentos.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: