Monserga (Número 232)


Cacería en mi cuerpo,

me provocas una úlcera,

con esta conmocion,

quíntuple a la de anteayer.

Puedo tomar un pitillo,

con este gran placer.

Puedo buscar

una «salamandridae»

(salamandra),

de cabeza cuadrada y hueca,

dentro de un cuadro,

que imagino en mi cabeza.

Puedo pasear con tus galgos,

al sol y, además,

con otros animales

de tu cuadra.

Puedo hacer tantas cosas

que la vida me sorprende.

Puedo, incluso cambiar de

carril, cuando me apetezca

mas no consigo el amor.

Sigo con mi triste monserga:

¡nadie me ama!

Esa maravilla

se alejó de mí,


eso, no, lo tengo yo.

Publicado por

Mercedes

Escribo para columpiar mi alma; ella se lo merece. Y por existir me planteo el morir. Algo se mueve.

Un comentario en «Monserga (Número 232)»

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.