Sonetos

Altitud (Número 210)





Tu alma inmortal, mi
artemisa.

Desnudo por ella mi
armazón

y, en mi pecado, tu
sumisión.

Yo fluyo por ti, tu

sacerdotisa.


Alfa y omega, tu

pitonisa.
Amor cálido con un

comezón
encima de mi tez, en
rebelión.

Estos versos me hacen tu

poetisa.

Como protagonista de tu

fuero,

aparición de tu amor no

disperso,

y, en todas mis vidas, te

venero.


Miles de gritos van al

universo,

manifiesto de que por ti me

muero,

entre las rosas de amor de un

verso.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s