Sin categoría

Hecatombe (Número 194)

¡Qué gran tristeza en mi

alma!

¡Qué mal día ha llegado!

Esta hecatombe

me ha paralizado.

Miles de supuestos hombres,

su maldad han demostrado,

con sus corazones malvados,

vilipendiado,

los derechos humanos.

Para ellos,

no somos iguales,

su ideal racista,

hace distinciones

entre seres de este planeta.

¡Qué mal día ha llegado!

Y, algo de mi alma,

me han arrancado.

Estos supuestos seres,

con malos antojos,

han destrozado

mi alma y la de tantos…

Y es que, ya se sabe,

ellos… no tienen alma.

Y, después,

van a la iglesia…y rezan.

Llevan su maldad

a los ojos del Señor.

Y, allí, piden perdón.

Y, Dios, está llorando,

como tantas veces llora.

Y, ellos, no lo escuchan

están sordos, ciegos…

sin conciencia.

Y, Dios, les pide

con fuerza,

que no sean malvados,

que respeten

los derechos humanos,

que tengan conciencia,

que no sean inhumanos

depravados

y que amen a su prójimo…

Él ya lo ha enseñado.

2 comentarios en “Hecatombe (Número 194)”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s