Regalo (Número 146)






Y por qué

tu gruta se ha vuelto,

infranqueable,

a todas las llamadas

de mi parte.

Y el enorme dolor

agranda la caverna

de mi corazón 

que,  hasta se me abre,

con la fuerza

de una galaxia entera…

para acercarme a tu vera.


Y este bing  bang

de mi corazón

me sorprende

con extremada fuerza;

la que guardo,  por tu amor,

durante mi vida entera…

Y qué tremendo dolor

me llevaré cuando muera.

Y, en mi nuevo amanecer,

te llamaré…

¡repleta de vítores!

Y seré…

¡carcelera de tu amor!

Y,  con mi alma en la mano,

te daré mi verdad

y un  “te quiero” libre

se abrirá  para ti,

desde la gruta 

de mi corazón,

para darte bendición.

Publicado en Amor.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s