Rosa (Número 51)

Y tu luz empuja
en mi puerta,
con la descarga
de un rayo
que me alumbra
y me da fuerza,
íntima sensación,
alegría y pasión.
Y tus tormentas
despiertan, una a una,
mis células
y a la felicidad
me llevan.
Y, sólo al verte,
los encantamientos
de tu tempestad
pueblan mi cuerpo
y me nutren con la fuerza
de tu albedrío
y me levantas mil palmos
del suelo para amarte,
¡qué dulce reto!
Y, sin embargo,
mi existencia me relega
a vivir sin ti,
amándote,
hasta más no poder.
Y, día a día,
sumida en un pétalo,
un pétalo…
de rosa negra
por no tenerte a mi vera.
Y me reinvento
con mi alma de poeta.

2 comentarios en “Rosa (Número 51)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s